Reflexiones sobre la cuestion judía (Jean Paul Sartre)

Hemos hecho nuestro retrato del antisemita. Si no se reconocen en él muchas personas que dicen odiar a los judeos, es porque de hecho no los odian. Tampoco los quieren. No les harían el menor daño, pero no levantarían un dedo para impedir que los persigan.

La cuestión del antisemitismo nos interesa directamente. Todos debemos solidarizarnos con el judeo, puesto que en antisemitismo conduce directamenJean Paul Sartrete al totalitarismo o al nazismo. Por otra parte, los judeos, como los árabes o los negros, desde que participan de la empresa nacional llamada Francia, tienen derechos sobre esa empresa. Son ciudadanos. Pero tienen tales derechos a título de judeos, negros o árabes, es decir, como personas concretas. Cuando la mujer vota no se pide a las electoras que cambien de sexo: la voz de la mujer vale exactamente como la del hombre, pero vota como mujer, con sus pasiones y preocupaciones concretas de mujer, con su carácter de mujer.

En tanto que ciudadano judeo francés debemos aceptarlo con su carácter, sus costumbres, sus gustos, su religión –si religión profesa- su nombre, sus rasgos físicos, su cultura. Y esa aceptación, si es total y sincera, facilitará al judeo la elección de su propia autenticidad.

El problema judeo ha nacido del antisemitismo y por tanto para resolverlo es necesario suprimir el antisemitismo. Sería deseable educar al niño en la escuela mediante una formación que le permita evitar los errores del apasionamiento contra otras categorías de personas. Asimismo prohibir mediante leyes permanentes las palabras y los actos que tiendan a desacreditar una categoría de franceses. Pero no basta la propaganda, la educación y las prohibiciones legales para anular la actividad de los antisemitas. Recordemos que el antisemitismo es una concepción maniquea y primitiva del mundo en la cual ingresa el odio al judeo a título de gran mito explicativo sobre el sentido de su vida, de la sociedad y hasta del universo.

Si somos conscientes de nuestra complicidad con los antisemitas, que han hecho verdugos de nosotros, quizá empecemos a comprender que es necesario luchar a favor del judeo ni más ni menos que por nosotros mismos. Supe que se ha formado una liga judea contra el antisemitismo, estoy encantado por ello, pero nosotros, que no somos judeos, ¿no deberíamos ser los primeros en seguir ese ejemplo? Richard Wright, el escritor negro, decía recientemente: “No hay problema negro en los Estados Unidos, no hay sino un problema blanco”.

De igual manera diremos que el antisemitismo no es un problema judeo: es nuestro problema. Puesto que somos responsables de nuestra libertad y que nosotros también corremos el peligro de ser víctimas del totalitarismo, necesitamos estar muy ciegos para no ver que el antisemitismo es en primer término asunto nuestro. Nos corresponde antes que nadie hacer una liga militante contra el antisemitismo. La causa de los israelitas estaría ganada a medias si sus amigos encontraran para defenderlos tan sólo un poco de la pasión y la perseverancia que sus enemigos ponen en hundirlos.

Convendrá hacer presente a cada uno de nosotros que el destino de los judeos es nuestro destino. Ni un solo francés será libre mientras los israelitas no gocen de la plenitud de sus derechos legales y morales. Ni un solo francés estará seguro mientras un judeo, en Francia Y EN EL MUNDO ENTERO, pueda temer por su vida.

Jean Paul Sartre
París, 1944

Fuente: Cartas desde Israel

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antisemitismo/Neoantisemitismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.