James Horrox sobre el anarquismo y los primeros kibbutzim

El sionismo de los primeros de habitantes de los kibbutzim nunca había imaginado un renacimiento nacional en forma de un proyecto de construcción del Estado. Para ellos, la Declaración Balfour en 1917, prometiendo un “hogar nacional” para los judíos, significó una oportunidad de establecer una forma completamente nueva de la sociedad y la oportunidad de poner en práctica sus sueños y visiones. Los asentamientos colectivos no eran vistos simplemente como la forma más eficiente de colonizar la tierra con el fin de crear un Estado judío e instalar una economía de mercado capitalista, como algunos han argumentado desde entonces. A pesar de la posterior centralidad en el movimiento do la creación y defensa de Israel, está claro que la idea de que los pioneros hubiesen recurrido al colectivismo, simplemente con el fin de crear las condiciones adecuadas para la institución de ese estado es en gran parte un mito. Incluso los fundadores de Degania se oponían terminantemente a las nociones de Estado y Gobierno, y en la época de la Tercera Aliá, la idea de construir una sociedad sin estado en la parte trasera del nuevo modelo social que había creado era uno que fue abrazado ampliamente . La idea que tienen en común muchos de los grupos que llegan a Palestina durante la década de 1920 era transformar el Yishuv en una comunidad sin Estado formada por comunidades autónomas que incluyen pocos o ninguna realidad no colectiva.

James Horrox

Texto publicado en el libro A Living Revolution: Anarchism in the Kibbutz Movement (Oakland, CA & Edinburgh: AK Press, 2009), pp 57–58.
Traducido de Radical Archives

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anarquismo, Israel, Sionismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.